jueves, 26 de junio de 2014

Seguir encendiendo la memoria


Libros, palabras, miradas, acentos, un acto en una mañana frío, canciones. Y, también, una placa. 
Distintas formas de dejar marcas en los lugares que transitamos. 

domingo, 15 de junio de 2014

Cuando los libros devienen en juguetes rabiosos

Compartimos la nota sobre Libros que Muerden escrita por Damián Huergo, publicada el 15 de junio en el suplemento Radar Libros de Página 12."Libros que fueron olvidados, quemados, despojados de su potencialidad de sacudir la infancia de una generación de adultos. Libros que hoy vuelven a circular como preguntas, que están a disposición como juguetes. Libros que irrumpen con el peso de la memoria, que muerden con rabia, que recobran su fuerza al encontrarse con la parte que los completa, es decir los –nuevos y viejos nuevos– lectores.", dice Damián.

jueves, 5 de junio de 2014

Un libro sobre los libros prohibidos

por Florencia Bossié*

Estamos felices de que el catálogo Libros que Muerden (Ediciones Biblioteca Nacional 2014) haya visto la luz, porque desde hace muchos años somos testigos de un trabajo de plena convicción y militancia, no sólo para seguir el rastro de un libro por cielo, tierra y mares, sino también por la certeza de que el estudio del mundo de la niñez y la fantasía puede ser un aporte en la construcción de la memoria colectiva. Una memoria sobre la que queremos insistir, reflexionar y profundizar debates.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Libros que muerden en la Biblioteca de la UNLP

El Grupo La Grieta y La Red de Museos de la Universidad Nacional de La Plata invitamos a visitar la muestra "Libros que muerden. Literatura infantil y juvenil censurada en Argentina".
Del 26 al 30 de mayo 
Hall Central de la Biblioteca Pública de la UNLP - Plaza Rocha Nº 137 
 Lunes a viernes de 8 a 18,30 hs.

viernes, 21 de marzo de 2014

Presentación del catálogo "Libros que muerden"



Lunes 24 de marzo, 19hs – 
Galpón de Encomiendas y Equipajes del Grupo La Grieta Calle 18 y 71 (La Plata) 


Queremos invitarlos a participar de la presentación del Catálogo "Libros que muerden", de Gabriela Pesclevi, integrante del Grupo La Grieta, y editado por la Biblioteca Nacional.

La actividad será el lunes 24 de marzo a las 19hs en el Galpón de la Grieta, en 18 y 71 (La Plata). Estará a cargo de la autora y de Gonzalo Chaves (escritor e integrante del Grupo La Grieta) y Judith Gociol (periodista, investigadora y co-autora de “Un golpe a los libros”). Además, se contará con la presencia de la banda Dúo Karma (Cuba).

El trabajo da cuenta de la investigación del proyecto homónimo encargado de recuperar y recopilar literatura infantil y juvenil censurada durante la última dictadura cívico militar. Incluye testimonios, biografías, curiosidades sobre los hallazgos, reseñas de los libros encontrados y los que aún están en búsqueda.

Los invitamos especialmente y esperamos contar con su presencia.
Entrada libre y gratuita. Se agradece difusión.

jueves, 27 de junio de 2013

La memoria está encendida


En 1980, la dictadura incineró un millón y medio de libros del Centro Editor de América Latina. Ahora, en el mismo terreno baldío de Sarandí, el grupo La Grieta conmemoró ese hecho junto a referentes de la emblemática editorial que dirigió Boris Spivacow y proponía “más libros para más”. Amigos de distintas generaciones se acercaron para confirmar que los libros viven.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Un libro puede ser un punto de partida

Acerca de la experiencia Libros que muerden.
La colección de los libros infantiles y juveniles censurados en la última dictadura
por Gabriela Pesclevi
Hace muchos años, supongo que sería en el año 1975 o 1976, tenía por costumbre todas las tardes jugar con libros y armar una suerte de tienda en la vereda de mi casa en la que exhibíamos, con una amiga, una pequeña colección de títulos. Si bien mi memoria es de una fragilidad importante, recuerdo dos cosas especiales de ese tiempo, en primer término lo que compartía recién: los libros que se piensan como parte de un juego. Que se apilan, se acomodan, se curiosean, se muestran a un público. Los libros que salen a la calle. Que se vuelven juguetes. Que son motivo de invenciones: no se sabe qué cuentan y entonces se inventa. Se cuidan. Circulan. Entran y salen y vuelven a entrar. Los libros que –sabemos‐ guardan enigmas. Alimentan promesas, son trampolines, molinetes, espacios de libertad y pregunta, entre tantas variantes. Me apoyo en Gianni Rodari (1987): Definir el libro como “un juguete” no significa en absoluto faltarle el respeto, sino sacarlo de la biblioteca para lanzarlo en medio de la vida, para que sea un objeto de vida, un instrumento de vida. Ni tan sólo significa fijarle unos límites. El mundo de los juguetes no tiene límites, en él se refleja y se interfiere el mundo entero de los adultos, con su realidad cambiante. Hasta figuran los tanques, por desgracia... Mucho se ha escrito sobre la importancia del juego en la formación humana. Pero quizás no creemos en aquello que escribimos y decimos, porque en la realidad cotidiana el juego y los juguetes aún son considerados como parte de lo que es superfluo y no como elementos de lo que es necesario: así se comportan, en la práctica, arquitectos y urbanistas, pero también la escuela, en la que para el juego existe la “hora de recreo”, bien diferente de la hora de “clase”, es decir de las “cosas serias”. [1]

martes, 23 de agosto de 2011

¿todavía están prohibidos los libros?...

... nos preguntaron los chicos de la Escuela Estética de Berisso. Hoy llevamos la muestra de los libros que estuvieron censurados en la década del '70. Les preguntamos si creen que los libros pueden morder, ¿usted qué opina?
Algunos chicos nos decían que no, otros que sí, porque un monstruo salía de ellos o porque te atrapan, porque no puedes dejar de leerlos. Los chicos y chicas tenían entre 5 y 12 años de edad.








Conversamos acerca de los tipos de censura y prohibiciones que existieron y más preguntas surgieron: "¿qué pasaba cuando los autores no querían hacer los cambios?, ¿quiénes hacen los libros?, ¿sólo eran los militares los que prohibían?".









Luego tuvimos una charla muy enriquecedora con los docentes, algunos recordaban su infancia durante la dictadura, las anécdotas nos llevaron a reflexionar sobre el presente y cómo ciertas injusticias en relación a los jóvenes se siguen manteniendo.


Queremos agradecerle especialmente a Silvia Luna que nos invitó a la escuela.